Líder o tirano

Convertirte en líder no solo puede ser un gran logro, orgullo y muestra de tus capacidades… también puede llegar a ser tu talón de Aquiles. En la medida que un jefe pierde el piso, es capaz de crear el peor ambiente para su equipo de trabajo, a la vez que perjudica las metas empresariales.

“Un jefe tirano es una persona que utiliza el miedo y la culpa como principal vehículo de motivación”, afirma Álvaro Rettinger, columnista de merca20.com. Se refiere a un ambiente tenso y sofocante en el que domina la amenaza constante de ser despedido, generando frustraciones y deserción.

El primer paso es reconocer si tus acciones son las de un jefe tirano, checa las características comunes:

  1. Promueven constantemente la amenaza de sanciones o despido.
  2. Siempre muestran un panorama pesimista; esperan lo peor y ven los cambios como amenazas, no como oportunidades.
  3. No escuchan los aportes de sus subordinados. Por el contrario, los desmeritan y son autoritarios.
  4. No son considerados con las circunstancias, necesidades y situaciones emergentes de cada uno de sus colaboradores.
  5. Creen que cuanto más tiempo de sus vidas dediquen al trabajo, será mejor.
  6. No destacan los logros de sus colaboradores, sino que se enfocan en sus debilidades.Tampoco buscan potenciar o promover sus talentos.
  7. Permiten la dispersión del equipo a través de contiendas y contradicciones entre los colaboradores.
  8. No son ejemplo de los valores y fortalezas que buscan ver en sus empleados. Es decir, son incongruentes con su discurso.
  9. No generan confianza, apertura, amistad hacia su equipo de trabajo.
  10. Por supuesto, pueden alzar la voz y usar maldiciones; son irrespetuosos y mal educados, y no utilizan las palabras mágicas: por favor, gracias, perdón).

El investigador canadiense Henry Mintzberg, en su teoría de los roles gerenciales (1973), define al rol de líder como “los gerentes que son capaces de integrar efectivamente las necesidades de la entidad con los de los participantes organizacionales que están bajo su mando”.

Recuerda, en la medida que los colaboradores se sienten valorados, potenciados y satisfechos de su trabajo, podrán llegar más lejos en su carrera personal y, por consiguiente, superarán las expectativas de la empresa.

Por Ing. Ana Beatriz de Morán