Cómo abordar una entrevista sin experiencia laboral

Cómo abordar una entrevista sin experiencia laboral

Para elaborar nuestro currículum es fundamental que hagamos antes un análisis DAFO para analizar cuáles son nuestras debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades como candidato deseable para una empresa.

Tengamos o no tengamos experiencia, preparar bien la entrevista es definitivo a la hora de poder afrontarla con ciertas garantías de éxito. Uno de los consejos más importantes para prepararla es conseguir toda la información que podamos acerca de la empresa que nos ha llamado para la entrevista. Busca información en su página web sobre su cultura, su misión, sus valores  y su visión.

Estudiar la cultura de la empresa

Esa cultura de empresa, nos va a dar datos también de como debemos vestirnos para ir a la entrevista. Sabemos, que no solo en una entrevista, sino en cualquier ámbito de nuestra vida una primera impresión cuenta mucho a la hora de valorarnos como candidato. Una vez que comience la entrevista, el reclutador valorará nuestro lenguaje corporal y nuestra habilidad para mantener un diálogo fluido y no tener largos espacios en blanco o en silencio. No obstante, y a pesar de toda la preparación que hagamos de la entrevista, es muy importante también que seamos naturales y sinceros, intentar engañar o intentar ser quienes no somos tiene un recorrido muy corto.

Ventajas de no tener experiencia

El hecho de no tener experiencia, que en principio podemos contarlo como una desventaja, no es menos cierto que tiene también algunas ventajas. La primera ventaja con la que cuenta un candidato sin experiencia es el nivel retributivo al que aspira, que  normalmente es menor que al que aspira un candidato con experiencia, y la segunda ventaja es la facilidad con la que puede adaptarse a la cultura organizacional. Otras ventajas que tiene un candidato sin experiencia pueden ser las ideas innovadoras que puede aportar y una proactividad que los candidatos más experimentados muchas veces no tienen.

Errores que no debes cometer en una entrevista

1. No ser puntual. Es muy importante ser puntuales en una entrevista; no debemos olvidar que la primera impresión es muy importante; hacer esperar al entrevistador no es causar una primera buena impresión.

2. No tener información o tener información errónea sobre la empresa.  Es muy importante tener toda la información disponible sobre la empresa que te va a hacer la entrevista. Identificar y conocer la cultura de la empresa nos permite saber el valor como candidato que podemos aportar y así desarrollar ventajas competitivas frente a otros candidatos.

3. No mostrar confianza en nuestras habilidades y conocimientos; en una entrevista de trabajo es necesario convencer. Si tenemos confianza en nuestras habilidades y en nuestra experiencia, y sabemos expresarlo, tenemos muchas más posibilidades de convencer. Ser persuasivos a la hora de comunicar es muy importante.

4. No tener la actitud adecuada. Nuestras habilidades y nuestros conocimientos forman parte de las competencias técnicas, y estas son importantes en una entrevista, como hemos visto en el punto anterior; pero más importante aun son las competencias personales, y la actitud es una competencia personal. Nuestros conocimientos y experiencia no sirven de nada sino mostramos la actitud correcta.

5. No adecuar el Curriculum Vitae al puesto de trabajo. El CV es nuestra carta de presentación y no llevar el CV adaptado al puesto es una fallo que se suele cometer; por ello tiene importancia su preparación y presentación.

No subestimarnos y aprender

Tengamos experiencia o no, nunca debemos subestimarnos o transmitir desesperación. Hemos dicho antes que es necesario transmitir confianza para poder convencer; y la confianza se consigue y se transmite si tenemos un buen conocimiento de nosotros mismos y la autoestima adecuada. Durante la entrevista hay que demostrar confianza  y evitar subestimarse. Un fallo que se suele cometer también es mostrar desesperación; por muy necesitados que estemos nunca debemos mostrarnos desesperados en una entrevista de trabajo.

Una entrevista de trabajo hay que mirarla siempre como un aprendizaje continuo, y como tal, debemos evaluarla y evaluarnos para ver en que hemos fallado y corregirlo para la próxima entrevista que tengamos.